Video 5' con el tema de "Una Marea de gente" de Macaco.

 

Imagen de apertura de las conferencias ofrecidas por el profesor Federico Mayor Zaragoza para divulgar el concepto de «ciudadanía mundial» como reto previo para llegar a la unidad del genéro humano.

“Ciudadanía mundial” no es un concepto legal, sino primordialmente moral, que aspira a naturalizarse en el discurso público probando sus lanzas en un debate hoy por hoy desigual cuya problemática acaparan una estela de discursos dominados por el debate medioambiental y la hipótesis del choque de civilizaciones.

Como tal concepto parte de la premisa de que el nuevo contrato social ya no puede serlo sólo de hombres y mujeres (sujetos pasivos) nucleados en torno a estados soberanos e independientes, sino de hombres, mujeres (sujetos activos), pueblos y estados puestos en relación a través de los principios de unidad de la humanidad y unidad en la diversidad, o en lenguaje de Naciones Unidas, la familia humana.

La ciudadanía mundial requiere que la percepción (técnica, ecológica e incluso cultural) de un mundo que se contrae en poco más que un vecindario se vea correspondida por cierta equiparación de sus unidades constitutivas. Presupone tanto un público, una sociedad civil y una comunidad “mundiales” como, al mismo tiempo un horizonte moral y legal irrenunciables. El desarrollo sostenible, la paz y la prosperidad mundiales no podrán materializarse si el disfrute del patrimonio moral y material de la humanidad se ve sometido a un sistema de expolio, si no hay, en definitiva, un auténtico desarme cultural.

Para que el concepto de ciudadanía se abra paso es preciso el concurso activo de los medios de difusión, artistas, intelectuales, ONGs, gobiernos, Naciones Unidas. Ello incluye la sensibilización de los niños y niñas a través de una educación de horizontes mucho más amplios (tolerancia, reconocimiento de otras religiones, culturas), todo ello en aras de una común civilización.

Miguel Gil

Las imágenes están editadas sobre el tema musical de Macaco «Una marea de gente».

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *